¿Buscas pareja estando triste?

Los sentimientos y las emociones son la verdadera cara de cómo nos perciben las otras personas a cada uno de nosotros. No se puede tapar el sol con un dedo y decir, estoy feliz cuando todo lo que haces es a través de tu infelicidad hablando con rabia, arrogancia, siendo intolerante y gritando con tus gestos y acciones, me siento solo, me siento mal.

Cuando estamos en pareja, ellos son nuestros mejores espejos de lo que pasa dentro de nosotros, es decir, tu te relacionas con la pareja que vive y sufre lo mismo que tu, con diferentes matices.

¿Cómo es que tu pareja es el espejo de tu mundo interior?

Como todos tenemos ese grandioso sistema de guía emocional, nos relacionamos y conectamos con los otros a través de él. Cuando te enamoras, esa atracción que sientes tiene que ver con esa reciprocidad que hay entre ustedes y también, con el contraste que necesitas para superar y potenciar tu vida, siendo este punto, el más difícil de superar porque una gran parte de la sociedad occidental ha alimentado el que no te potencies, sino que te disperses para no procesar tus emociones para tener una vida maravillosa.

Es entonces, cuando conectas con tu pareja y lo haces desde la tristeza, te encuentras con alguien tan triste como tu y seguramente arrastrando un montón de temas que se convierten en afirmaciones nada positivas como, “Necesito a alguien para no sentirme solo”, “Debo que tener una pareja porque si no me moriré solo”, o en el peor de los casos, “Mejor me quedo solo porque no hay nadie para mí”, y la pareja tarde o temprano se disuelve.

Mientras estés en un período prolongado de tristeza, es muy difícil que puedas conseguir al hombre o mujer de tus sueños, superdotado y con todos los encantos que deseas para hacerte feliz. Primero porque, no estas feliz para ser feliz con otra persona, y segundo, porque estando triste o en estado de depresión, la tarea de estar con una pareja se hace más difícil, se propicia más la pelea, el maltrato, desprecio hasta el abandono repentino, porque alguno de los dos le echa la culpa al otro de que él es el problema, dejando de mirarse a sí mismo. O podría mirarse a sí mismo, pero no quiere hacer el trabajo para mejorar y seguir con la relación, porque simplemente decide seguir triste sin dar solución al problema de raíz.

Virginia Rangel

Otros post que pueden interesarte
Comparte con tus amigos:


¿Tienes preguntas? Toca Aquí
Estoy para ayudarte.
¡Hola! Haz clic en el botón de abajo si necesitas iniciar una conversación conmigo.
Normalmente te responderé en pocos minutos