¿PROCRASTINAR o sentir temor?

El temor es una emoción que en momentos parece normal sentirlo, en la mayoría de los casos no es lo que, usualmente, tendrías que sentir. Esta emoción puede alertarte de peligros también, cómo puedes conectarte con ella constantemente para protegerte de hacer cosas que crees imposibles de lograr, hasta procrastinar. Muchas personas crean un hábito hacia el posponer cosas por no sentirse fuertes y sólidas para realizarlas, en total temor.

Esto pasa con todas las áreas de la vida, podría decirte que, desde las relaciones familiares a tus estudios, las actividades extracurriculares que puedas hacer en tu niñez y adolescencia, más tarde evadiendo relaciones de pareja, estudios que requieran de un alto desempeño y trabajos, cosas que te impliquen compromiso, riesgo y aventura. Y esto no puede terminar aquí debido a que, cuando procesas tus emociones, necesitas recordar que ellas están alojadas en del cerebro, en el área del sistema límbico donde se encuentra la amígdala, que está conectado también al córtex prefrontal, quién, se encarga de cómo percibes y expresas tus emociones, siendo el área que contiene tu capacidad de motivación y además, a nivel ejecutivo te ayuda a desarrollar la capacidad de inhibirte y dar las respuestas adecuadas a tus situaciones, es un punto también que contiene la creatividad. Si le prestas atención, te ayuda a regular la emoción y a ver la situación desde otro punto de vista.

4 formas para saber que estás sintiendo temor

Esta es una pregunta que me hacen muchos clientes jóvenes y adultos, porque los niños se refieren a sus emociones de una forma más abierta y pueden decirte automáticamente, cuando sienten temor.

La forma en la que expresas el temor es muy simple, y te voy a dar varios ejemplos para que puedas tomar acciones de una vez.

  1. En forma de rechazo: cuando te sientes amenazado, porque no te gusta algo que vez o algo que te dicen, muchas veces sabes que es verdad la situación, pero no la quieres enfrentar, entras en temor y rechazas a la persona o situación, postergando la acción que necesitas realizar para tu beneficio.
  2. Cuando reaccionas de forma explosiva: en ciertas situaciones reaccionas con agresividad o furia, estás en una conversación o, por ejemplo, te chocan el auto y sales enfurecido a gritarle a la persona que te chocó y pierdes el equilibrio porque estabas sintiendo temor. Quizás lo sentiste porque no tenías el seguro del vehículo, porque creíste que podías morir, etc.
  3. En la comunicación, cuando sientes la necesidad de ofender o minimizar a tu imaginario adversario: cuando sientes mucho temor a no controlar una situación o persona, reaccionas de forma agresiva y buscas como dañar al otro, bien buscando un lado débil de la persona, como también diciendo palabras hirientes. Es tu escudo protector ante el temor.
  4. Cuando pospones una actividad o proyecto: la mayoría de las personas que procrastinan es porque, en algún momento de sus vidas entendieron que no eran capaces de realizar algo y concluirlo de forma exitosa. Y eso es falso, porque si desde pequeño estabas aprendiendo a vivir, estaba bien lo que hacías y requerías de tiempo de maduración mental, física y psicológica para poder hacer las cosas como un adulto. Las críticas que te han hecho en la escuela, en casa o los mismos amigos que seguramente han sufrido de lo mismo que tú, hacen que dudes y temas hoy el hacer actividades que puedas iniciar y culminar felizmente. Así que, no tardes en hacer algo y ponerle el mejor empeño en terminarlo, y perdona a todo aquel que te hizo sentir temor. Ya lo entendiste, ya sabes lo que es, ahora dedícate a hacer lo que amas con mucha alegría.

Virginia Rangel

Comparte con tus amigos:


¿Tienes preguntas? Toca Aquí
Estoy para ayudarte.
¡Hola! Haz clic en el botón de abajo si necesitas iniciar una conversación conmigo.
Normalmente te responderé en pocos minutos