¿Es la vergüenza una limitante en tu vida?

La mayoría de las personas fruncen el ceño o puedes observar en sus rostros ciertos gestos de rareza, cuando hablamos de un tema como lo es la vergüenza, y más de uno en mi consulta se ha extrañado cuando esta emoción es la que lidera los problemas de su día a día.

A este nivel del programa Procesa Tus Emociones, ya hemos avanzado en el estudio del 80 % de la emociones y procesos emocionales donde se juntan emociones y sentimientos al mismo tiempo, por lo que, si no lo has visto todo, te sugiero que vayas por los artículos anteriores y puedas aprender a conocerte más.

Todos los procesos emocionales son parte del sistema de guía emocional humano, que es como un tablero eléctrico de un auto donde te presentan todos los indicadores de alarmas, seguridad y comodidad. Algunas emociones te sirven de alerta ante ciertas condiciones externas que pueden alterar tu forma de vivir y de sentir, otras emociones se activan cuando hay problemas que hay que atender de inmediato, y están las emociones que se manifiestan como las señales o indicadores que te permiten que tu viaje, al conducir, sea seguro, placentero y feliz.

¿Qué es lo que pasa cuando no se atienden las señales de alerta de tu sistema emocional?

Así como al conducir un vehículo cuando no se atienden las señales, tienes varias alternativas como, no utilizas eficientemente el auto, si tienes una señal de alarma te puedes quedar varado ocasionándote otros problemas en la vía, o puedes sufrir un accidente. La importancia de poner atención a las señales es primordial, porque así puedes andar en tu vida con un ritmo más fluido y con mayor armonía.

Es por esto que, la vergüenza es una emoción de atender, pareciera una tontería el sonrojarse, o el apartarse para no participar en los comentarios de la escuela, o en una presentación empresarial, y cuando esto ocurre a menudo y se extiende en el tiempo, te quedas reprimido ante la amenaza de creer que vas a hacer el ridículo o que alguien se burlará de ti.

Dada las sensaciones que emana el cuerpo a raíz de pensar y sentir vergüenza, a las personas les cuesta mucho controlar esa emoción, tanto que, prefieren evadir el hecho que los puede poner al filo de sentirla que, arriesgarse  a hacer la acción para no tener que correr con las consecuencias porque les parece abrumadora. Por esto, aprender a procesarla y saber cómo avanzar con ella en la vida, te da muchos atributos y experiencias por experimentar.

Sigue leyendo aquí.

Virginia Rangel

Otros post que pueden interesarte


Comparte con tus amigos:


¿Tienes preguntas? Toca Aquí
Estoy para ayudarte.
¡Hola! Haz clic en el botón de abajo si necesitas iniciar una conversación conmigo.
Normalmente te responderé en pocos minutos