¿Hasta cuando tanta depresión?

Cómo identificar a una persona deprimida

Vivimos en una sociedad de carreras, exigencias y en la cual asumimos siempre que todo esta bien. Las personas hemos aprendido a resolver situaciones sin pensar en el sentir de lo que nos rodea, sean personas u objetos que nos prestan comodidad.

Muchas personas quieren resolver situaciones de conflicto personal de forma rápida y con una varita mágica cuando tenemos la vida encima, dándose duro en la realización personal y en las emociones, entrando en estados depresivos alarmantes. LA presión de ser algo a nivel social que otros quieren, es unos de los detonantes que llevan a muchos jóvenes al límite, así como la soledad mal llevada también contribuye en diferentes generaciones a caer en estos estados de salud difíciles de afrontar.

La organización mundial de la salud (OMS), confirma que los trastornos de la depresión y ansiedad, demuestran una pérdida de la salud grande, al punto de  nombrarlo como principal detonador de la discapacidad que acarrean, en gran parte,  la población afectada. Se confirman unos 300 millones de personas en el mundo para el año 2015 y con un 7,5% de los años vividos perdidos por la depresión. Sumando a esto, el incremento de las muertes por suicidio en las personas que la padecen.   

Pareciera una moda decir que el vecino, o un familiar está deprimido, sin darnos cuenta del grave problema que hay en esa situación, y que se agrava en muchas ocasiones con la asistencia del enfermo a consultas donde son diagnosticados y tratados solo a través de fármacos que refuerzan la sintomatología y no les permite salir del proceso. 

Hoy en día hay terapias alternativas que soportan y desactivan los síntomas de la depresión y la ansiedad. El reactivar y mejorar la vida de las personas, no es cuestión de una toma de algo para olvidar lo que se siente temporalmente, es trabajar con lo que sucede y se siente, para centrarse en volver a la energía vital. Cómo decía el poeta Facundo Cabral “No estás deprimido, estás distraído”, quien en su forma de ver la vida,  pudo definirla de una manera muy inteligente. 

Es importantísimo contactar desde temprana edad a los niños con los programas que les facilitan el encuentro con sus sistema emocional y que contribuyen a que puedan entender cómo sobrellevar sus procesos emocionales desde pequeños.  Se ha demostrado con diferentes estudios y programas que desarrollan las emociones que, al ocuparse de estos procesos, se logra minimizar los síntomas, en muchas ocasiones hasta desaparecerlos,  y llevar una vida mentalmente saludable.

Aquí se establecen algunos comportamientos de una persona que está en estado de depresión.

  1. Personas que se muestra con una enorme sonrisa cuando te saludan. Siempre hacen esfuerzos por lucir felices.
  2. Duermen mucho, más de 8 o 9 horas.
  3. Dejan de bañarse y su olor no es agradable.
  4. Posponen sus actividades.
  5. Llegan tarde a sus compromisos, logrando evadirlos muchas veces. Expertos en fabricar excusas.
  6. Tienen conversaciones muy negativas, cargadas de situaciones caóticas de la vida. Derrotistas. Son los líderes en presentar los peores escenarios o situaciones.
  7. Gozan de un atractivo por las sustancias que recargan el sistema nervioso.
  8. En ocasiones no soportan las conversaciones de otros, y más, si se trata de alguna solución para ellos.
  9. Les cuesta mucho conseguir un trabajo que les satisfaga. Se caracterizan por incumplir con sus tareas o actividades y no llegar a término.
  10. Pueden provocar enfermedades para echarle la culpa a la vida de sus problemas.
  11. Se vuelven adictos a grupos, religiosos u otros temas adictivos.
  12. Pasan mucho tiempo encerrados.
  13. Alguien tiene la culpa de lo que le pasa. No son capaces de asumir la responsabilidad en la vida que decidieron tener.
  14. Son hirientes con quien los hiere.
  15. Buscan amor siempre en los otros.
  16. Seguramente es el mal llamado “mal estudiante del salón de clases”. Cuando son niños o jóvenes, son recuperables, sin embargo, en muchas ocasiones las personas que integran la comunidad educativa, así como sus padres, no logran reconocer lo que le ocurre, ni mucho menos, brindarle la asistencia necesaria para salir del estado depresivo. 
  17. Cuando son adultos, se niegan a recibir asistencia porque asumen que era responsabilidad de los adultos, durante su niñez, el poner solución a su problema.

A mi, personalmente, me llama mucho la atención, cómo se está permitiendo que las personas se lleven, hasta tal punto, que necesiten desconectarse de la vida, de su dia a dia. Y no estoy hablando sobre que toda la responsabilidad la tiene una Organización Mundial de la Salud,  o un gobierno, sino que, cada uno de nosotros es responsable porque la salud mental es individual de cada persona.

Y es alarmante a cada minuto que pasa, imagínate que ayer, llegaron tarde a mi oficina dos aliados porque dos señores se lanzaron a los carriles del metro. La semana pasada alcancé a contar una persona muerta por suicidios en el metro, la antepasada fue una joven que se lanzó de un edificio, y recibo llamadas también, semanalmente y de varios países del mundo, con que, la hija de una amiga, la amiga de alguien mas, la hermana de.. , si las puedo atender online, y si sigo la lista, te seguirás asombrando.

Contribuir a que eso baje es un gran reto personal y profesional para mí, porque considero que las personas que están sufriendo de esto se están perdiendo cosas maravillosas de sus vidas, porque vinieron a hacer algo importante. Así que, en mi próximo artículo, como ya tienes idea de como identificar a una persona deprimida, te contaré, unos sencillos pasos para unirte a este movimiento de #ExterminarLaDepresión.

VRangel

Comparte con tus amigos:


¿Tienes preguntas? Toca Aquí
Estoy para ayudarte.
¡Hola! Haz clic en el botón de abajo si necesitas iniciar una conversación conmigo.
Normalmente te responderé en pocos minutos