¿Cómo superar el duelo y continuar con tu vida?

La vida es todo un desafío, al que nos acostumbramos como repetidores de comportamientos y tareas cotidianas. La muerte de una persona importante en tu vida, la ruptura con tu pareja, ser despedido del trabajo o tener que dejarlo, la pérdida o fracaso de un negocio, de dinero, el no poder cumplir tus sueños, hasta el fallecimiento de tu mascota, puede hacerte caer en un proceso de duelo, provocando conectarte con la infelicidad a través de emociones como la tristeza, rabia, frustración, miedo y en muchas ocasiones hasta la desolación.

¿Qué es el duelo?

El duelo es un proceso psicológico emocional, al cual se someten las personas cuando sufren una pérdida. Cada persona tiene sus características propias en la forma como lo asumen, porque en el duelo, también intervienen las influencias del entorno social, la percepción sobre los apegos, las formas de relacionarse con las cosas, personas y el sentido que tienen de la vida.

Con el paso del tiempo de nuestra historia humana, y con la influencia de algunas religiones, hemos olvidado lo natural que es la muerte, siendo esta hasta un tabú en la sociedad actual, algo que no se comenta en la familia porque la mayoría de las personas le tienen miedo o les genera angustia por lo desconocido. Por esta razón, las personas se acostumbran a que todo lo que existe es lo que viven y se olvidan de que todos somos parte de un proceso donde hay una trascendencia.

La gran causa del dolor que se extiende en el duelo, es la prolongación de la sensación de no poder recuperar o volver a vivir algo tan bueno o bello, como tu mismo te aseguras al afirmar que nada mejor te podrá pasar, y es donde nuestros pensamientos e historia nos hacen la jugada en que esta pena o dolor sea más larga y con mucho sufrimiento.


¿Por qué pasar el duelo?

Quizás te sea difícil de comprender, sin embargo, hay formas de sobrellevar ese momento de pérdida, de una manera más amorosa, para quién se queda o para la persona que lo pierde todo. En momentos creemos que la eternidad y la felicidad es ver físicamente todo tangible, eso que quieres controlar, al fin y al cabo, lo que te deja ese dolor de no ver más a ese ser amado, objeto o situación es que, no pudiste hacer más nada para retenerlo, para conservarlo en tu mundo, a costa de lo que sea.

El psiquiatra y psicólogo suizo Carl G. Jung, expresó en sus estudios que las personas deberían considerar la muerte como un objetivo, porque alejarse de ese objetivo es evadir la vida y sus propósitos, y esto es exactamente lo que sucede todavía en el siglo XXI, ignoramos entender el proceso de la vida. Adicionalmente, en una entrevista, le piden una recomendación sobre la muerte a Carl Jung para los adultos mayores, quienes están próximos o más cercanos que otros al final de sus vidas, el respondió: “Siga viviendo, espere gozar del día siguiente como si fuese a disfrutar por siglos” y luego explicó que cuando se siente miedo a la muerte, las personas dejan de vivir mirando al pasado y se mueren antes del tiempo.

El duelo es un proceso emocional que te ayuda en lo siguiente:

  1. A hacer cierres de historias o de etapas de tu vida.
  2. Te abre la puerta a comenzar un momento nuevo de vida.
  3. Te ayuda a adaptarte a gestionar los cambios en tu vida.
  4. Es el gran maestro porque te enseña la aceptación a esos cambios de vida.

¿Cómo superar el duelo para que no sea largo?

Ciertamente, el apego a las personas y a las cosas, a las que te acostumbraste desde muy temprano en tu niñez, te ha dado una visión de la pérdida un poco negativa llevándote al duelo, con el cual te conectas con las emociones que te mantienen en el dolor y el sufrimiento, porque así se vivía en tu entorno familiar cuando eras pequeño.  Es de allí que viene la idea de que perder el padre es casi morir en vida, o perder el trabajo es que se acabo todo lo bueno de tu vida, y que te quieras morir porque rompas con tu pareja.

Saber superar el duelo puede ser en corto tiempo, aunque muchas personas lo prolongan mucho tiempo, y lo más recomendado es tener la mirada abierta y libre sobre el proceso que es la vida con las situaciones que se te presentan, porque es un momento que necesitas digerir internamente con tus emociones y sentimientos, dado que, las situaciones y las personas tienen cierta caducidad o vencimiento, como dicen por ahí, “Para morir solo hay que estar vivo”. Comprender esto es primordial para poder vivir un luto amoroso, corto y que te abra a reiniciar una nueva etapa de tu vida.

Virginia Rangel

Comparte con tus amigos:


¿Tienes preguntas? Toca Aquí
Estoy para ayudarte.
¡Hola! Haz clic en el botón de abajo si necesitas iniciar una conversación conmigo.
Normalmente te responderé en pocos minutos